Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Información > Infraestructuras > Embalses > Doña Ana

Embalses

Embalse de Doña Ana

Antecedentes.

La Cuenca del Segura es, entre todas las del territorio nacional y a lo largo de la historia, la que más catástrofes ha sufrido como consecuencia de inundaciones producidas por avenidas.

Existen reseñas históricas de casi quinientos años donde se mencionan los desastres soportados en la zona a causa de estos fenómenos meteorológicos, entre los que se pueden destacar pérdidas de vidas humanas.

Foto Embalse de Doña Ana

Durante los siglos XVIII y XIX se llevaron a cabo algunas obras en la cuenca de Segura al fin de garantizar su máximo aprovechamiento. Este es el caso de los embalses de Puentes, en el río Guadalentín, y el de Valdeinfierno, en su afluente Luchena.

A comienzos del siglo XX comenzó la construcción sistematizada de embalses en la cabecera de los ríos, en concordancia con un anteproyecto que fue elaborado en 1887 por D. Ramón García y D. Luis Gaztelu, para paliar las consecuencias devastadoras de la riada de Santa Teresa, en 1875. De esa época son los embalses de Fuensanta y Cenajo, en el río Segura, los de Talave y Camarillas en el río Mundo; el de Alfonso XIII en el Quípar, el de Santomera en la rambla Salada, el de la Cierva en el río Mula y el de Argos en el río del Argos.

Foto Embalse de Doña Ana

La ampliación de las zonas de riego, especialmente en las vegas baja y media del río Segura, ocasionó el estrechamiento de río Segura hasta reducir su capacidad del cauce en algunos tramos a tan sólo 100 m³/s.

La construcción de un embalse que laminara las avenidas en el río Pliego fue ya estudiado en 1937 por el Ingeniero D. Juan Alcaraz Pavia, el proyecto se denominó Pantano de Pablo Iglesias. En dicho estudio no se contemplaba la construcción de la presa de Doña Ana.

Foto Embalse de Doña Ana

En mayo de 1977 se redactó el “Plan General de Defensa contra Avenidas de la cuenca del Segura”. Entre las obras prioritarias incluidas en el Plan General de Defensa contra Avenidas se encontraba la Presa de Pliego y no se incluía la presa de Doña Ana.

La imposibilidad de encontrar una cerrada adecuada en el río Pliego aguas abajo de la confluencia con la Rambla de Doña Ana, aconsejó la construcción de dos presas -una en el río Pliego y otra en la Rambla de Doña Ana- para conseguir la mayor laminación posible de las avenidas del río Pliego.

El proyecto de la “Presa de Pliego” se redactó con fecha junio de 1987, incluyendo la construcción de una presa en la Rambla de Doña Ana, como cierre complementario a la Presa de Pliego. La rambla da nombre a la presa, Presa de Doña Ana.

Inicialmente se identificaron dos emplazamientos de posibles cerradas para la ubicación de la presa.

El emplazamiento nº 1 se encontraba a unos 1.500 m, del emplazamiento nº 2, que fue el finalmente seleccionado, y estaba situado al inicio de un tramo del valle encajado, comprendido entre una colina alargada en dirección al cauce en margen derecha y una amplia terraza aluvial con grandes espesores de material detrítico en margen izquierda.

El sustrato estaba constituido por una formación de margas verdosas en ambas márgenes.

Foto Embalse de Doña Ana

La margen izquierda se caracterizaba por la presencia de un gran espesor de depósitos aluviales y suelos coluviales de naturaleza detrítica gruesa y permeable. En los depósitos de materiales finos había una intensa erosión de cárcavas, así como un sistema de juntas abiertas paralelamente al cauce que daban lugar al desplome de lajas.

La cerrada estudiada presentaba una altura útil posible reducida a 6 ó 8 m, y una longitud en coronación de 150 a 200 m. La margen izquierda estaba apoyada sobre depósitos aluviales de elevada permeabilidad.

El emplazamiento nº 2, se ubicaba a unos 1.500 m aguas arriba del emplazamiento nº 1, en un tramo de valle encajado comprendido entre dos colinas alargadas en dirección al cauce y constituidas por una alternancia de caliza micrítica, caliza arcillosa y argilita calcárea, con rumbo transversal al cauce y buzamiento de 15º a 20º hacia aguas abajo.

Se ejecutaron en esta cerrada dos sondeos mecánicos de reconocimiento de 15 y 18 m con obtención de testigo continuo y ensayos de permeabilidad tipo Lugeon.

Foto Embalse de Doña Ana

De los estudios preliminares se llegó a la conclusión de que el comportamiento rocoso de la formación de apoyo aseguraba su capacidad portante, así como una ausencia de asiento para las carga consideradas para una presa de unos 20 a 30 m. Por lo tanto, se consideró como emplazamiento adecuado de la cerrada el nº 2.

Las obras del proyecto de la Presa de Pliego, incluyendo la Presa de Doña Ana, se adjudicaron, mediante concurso y por acuerdo del consejo de Ministros de fecha 14 de octubre de 1988 y con un plazo de ejecución de 36 meses.

Foto Embalse de Doña Ana

El Acta de Comprobación del replanteo se suscribió el 21 de noviembre de 1988.

Durante la ejecución de las obras se consideró la conveniencia de efectuar algunas modificaciones adicionales sobre lo previsto en el proyecto, entre los que se incluía un nuevo diseño de la presa de Doña Ana con las siguientes modificaciones:

  • Nuevo diseño del aliviadero con labio fijo a dos cotas (tipo Rambla del Moro), aumentando la capacidad de desagüe.
  • Empleo de cemento resistente a los sulfatos, tipo SR, en todo el cuerpo de presa dadas las características químicas del agua de la Rambla de Doña Ana.
  • Supresión de las compuertas de los desagües de fondo, dejando la presa convertida en “presa de agujero”.
  • Eliminación del paso previsto sobre la coronación de la presa.
  • Mayor profundidad de la cimentación de la presa en los estribos.

En febrero de 1993 se redactó el Proyecto de Obras Complementarias nº 1 de la presa de Pliego que incluía un enganche para alimentación eléctrica de la presa de Doña Ana.

 

anterior siguiente volver