Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Información > Infraestructuras > Embalses > Taibilla

Embalses

Embalse del Taibilla

Marco territorial.

Geología y sismología.

Geología regional.

El embalse queda ubicado dentro de la Zona Prebética, en el ámbito más septentrional de las Cordilleras Béticas.

Constituye un cuerpo fundamentalmente autóctono.

La Zona Prebética se puede considerar bajo dos aspectos: el sedimentario y el estructural, y dentro de el mismo podemos distinguir dos dominios tectosedimentarios: el Prebético Externo y el Prebético Interno (el interno hacia mar adentro y el externo hacia la meseta). Dentro del Prebético Interno podemos distinguir el Prebético meridional que se correspondería con la parte más meridional del Prebético interno. En este dominio se integraría la cerrada de la presa.

Generalmente, el Prebético Interno posee una cobertera cretácica, aunque en otras, esta se encuentra desmantelada quedando aflorante el Jurásico y permitiendo la aparición de grandes acuíferos, como es el caso de las Unidades Hidrogeológicas de Taibilla y Revolcadores-Serrata, afectadas por la cuenca de la Presa en su zona sur-oeste. En otros casos, el manto cretácico no se encuentra desmantelado, aunque su contenido calizo puede formar acuíferos (caso de la unidad hidrogeológica de la Sierra Segura-Cazorla).

Dentro del Prebético se pueden asociar cuatro subzonas asociadas a distintos estilos tectónicos. De estas cuatro subzonas, al Prebético Interno le corresponde la Subzona I, asociado a Grandes Pliegues y eventualmente Pliegues-falla, esto coincide con el dominio tectosemimentario asociado, que posee unas amplias coberteras mesozoicas y terciarias. La zona de la cerrada de la presa se encuentra integrada en este manto, el que llega a aflorar en el labio levantado la unidad cretácica bajo el manto terciario en la zona inmediatamente aguas abajo de la presa. El vaso del embalse se ubica en el labio inferior de la falla, dentro de la cobertera terciaria formada por calizas y margas del Oligoceno Superior.

Esquema geológico regional
Esquema geológico regional

Geología y geotecnia de la cerrada.

El Prebético Interno donde se ubica la presa constituye una subzona de la Zona Prebética cuyo estilo general viene caracterizado por la existencia de grandes pliegues y, eventualmente, pliegues-falla.

Aunque constituye un cuerpo autóctono, ha sufrido grandes traslaciones en su seno debido a la existencia de grandes fallas de desgarre. En concreto la zona se ubica entre las grandes fallas de Socovos (o de la “Linea Eléctrica”) al Norte, y la Falla de Tíscar, en la zona SO de la sierra de Cazorla. Estas fallas de desgarre han sufrido traslaciones del orden de varias decenas de kilómetros y han seguido el movimiento del zócalo. Tectónicamente, los distintos labios de falla se sumergen cuanto más hacia el sur nos movemos. Estos despegues, pueden aparecer ocultos por los mantos de cobertura terciarios que se comentaron en el apartado anterior.

La zona sur a la Sierra de Zacatín, donde se ubica el embalse y su cuenca se encuentra hundida desde la falla normal que cruza el estrecho del aire de Oeste a Este. La Sierra posee un sinnúmero de fallas de distensión y pliegues orientados de Suroeste a Noreste (localmente Oeste-Este), de forma que los bloques elevados se sitúan en la zona Noroeste descendiendo hacia el Sur, aunque la menor erosión en la Sierra (formada con materiales calcáreos competentes) hace que topográficamente se encuentre a una altura mayor que el embalse y el valle del Taibilla, de forma general se han hundido más sus zonas axiales sinclinales realzándose los anticlinales. La Sierra de Zacatín pertenece a la extremidad suroccidental del “Anticlinorio de Socovos-Sierra de la Muela”.

Las diversas fallas inversas y cabalgamientos que afectan a los materiales miocenos marinos pueden obedecer a compresiones de cobertura provocadas por acortamientos en el nivel del zócalo cretácico a partir de fallas de desgarre profundas.

Se encuentran a su vez en la zona indicios neotectónicos, como la existencia de dos terrazas en el Segura (actividad dentro del Cuaternario), la existencia de fallas normales en materiales aluviales del Mioceno Superior y conglomerados pliocenos.

Centrándonos en la zona de la cerrada, encontramos en la misma la confluencia de un eje sinclinal con una falla normal. La falla normal sigue sensiblemente la dirección del sistema de fallas y plegamientos de “Anticlinorio de Socovos-Sierra” lo que puede indicar que su formación es anterior al del plegamiento sinclinal, cuya dirección de Sur a Norte indica su más reciente formación. Este plegamiento no encaja cronológicamente con el resto SO a NE y puede indicar que puede obedecer a un plegamiento de cobertura por el descenso de placas inferiores, y que no afectan al labio levantado de la falla ya que no se detecta una continuidad de dicho plegamiento a partir de la misma:

Geología y geotecnia de la cerrada
Geología y geotecnia de la cerrada.

En la zona aparece localmente una falla intramiocénica que separa la zona norte (inmediatamente aguas abajo de la cerrada) de la zona sur (cerrada y vaso), cuya estratigrafía es completamente distinta. La zona norte, compuesta por las calizas del eoceno, se encuentra más fracturada. Así, en el punto en el que esta falla cruza el río, aparece otro plano de falla que toma un ángulo en dirección norte de casi 90º. También existen una serie de fallas y fracturas menores, alrededor de las grandes fracturas y con el mismo origen que estas.

La zona sur, con materiales terciarios más dúctiles, y menos competentes, está sometido a las mismas deformaciones que la zona norte, aunque estos fenómenos se ven reflejadas en una serie de pliegues y deformaciones aplicados a esta cobertura.

Esta serie de pliegues y deformaciones se ve reflejado en la poca continuidad de los estratos en los perfiles geotécnicos realizados en la cerrada.

subir

anterior siguiente volver