Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Información > Sequías > Antecedentes y objetivos

Antecedentes y objetivos

La incertidumbre es característica en lo que respecta a la disponibilidad de recurso de agua en la cuenca del Segura, con un régimen pluviométrico marcadamente mediterráneo, donde las aportaciones hídricas hacen que los recursos disponibles sean claramente insuficientes (déficit estructural).Sea por causas naturales o como consecuencia de cambios climáticos provocados por la actividad humana, estos episodios particularmente secos parecen haberse hecho más frecuentes y persistentes en los últimos tiempos. Sirvan como muestra de sequías pluviométricas de larga duración la registrada entre los años hidrológicos 1979/80 y 1984/85, o la que se inició al principio de la década de los 90 y finalizó en 1995.Es por ello que resulta urgente acometer una serie de estudios y actuaciones que permitan reducir la incidencia de las sequías sobre los diferentes usos del agua en la Cuenca. Dichas actividades han de estar principalmente orientadas a conseguir una optimización de la gestión de los recursos disponibles, antes y durante los estados de sequía.

Vaso del embalse de Fuensanta (2005)
Vaso del embalse de Fuensanta (2005)

La ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional estableció en su artículo 27 sobre Gestión de Sequías la necesidad de llevar a cabo las siguientes actuaciones:

  1. Establecimiento para las Cuencas intercomunitarias, por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, de un sistema global de indicadores hidrológicos que permita prever estas situaciones y que sirva de referencia general a los Organismo de Cuenca para la declaración formal de situaciones de alerta y de eventual sequía.
  2. La elaboración, por los Organismo de Cuenca, en los ámbitos de sus Planes Hidrológicos, de Planes especiales de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía, incluyendo las reglas de explotación de los sistemas y las medidas a adoptar en relación con el uso del dominio público hidráulico. Estos planes sería aprobados por el Ministerio de Medio Ambiente, previo paso por el Consejo del Agua de la cuenca.
  3. La elaboración por las administraciones públicas responsables de sistemas de abastecimiento urbano que atiendan, singular o mancomunadamente, a una población igual o superior a 20.000 habitantes, de un Plan de Emergencia ante situacio nes de sequía. Dichos planes que serán informados por el Organismo de cuenca o Administración hidráulica correspondiente, deberán tener en cuenta las reglas y medidas previstas en los Planes especiales a que se refiere el punto anterior.

Vaso del Embalse de Valdeinfierno (2005)
Vaso del Embalse de Valdeinfierno (2005)

Del mismo modo, en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura, aprobado por R.D. de 1664/1998 de 24 de Julio, se proponen un conjunto de actuaciones encaminadas a:

  • La identificación de los períodos de sequía.
  • El establecimiento de las acciones a aplicar en caso de sequía.
  • Determinar las modificaciones en las reglas de operación de los embalses y acuíferos, así como las asignaciones de recursos.
  • Graduar las restricciones a imponer a los distintos usos.
  • Predeterminar el momento y forma en que se incorporan las reservas estratégicas.
  • Establecer un sistema de predicción de aportaciones y de demandas orientado a la programación de campañas.
  • Elaborar los Planes de Sequía.

Por todo lo anteriormente expuesto, se ha redactado y aprobado por la Orden MAM/698/2007, de 21 de marzo, el Plan especial ante situaciones de alerta y eventual sequía (P.E.S) de la cuenca del Segura, que será también incluido en el Programa de medidas de la Directiva Marco del Agua para el año 2008. En tanto en cuanto no se disponía de este Plan, el pasado Octubre de 2005 la Junta de Gobierno de la CHS aprobó el Protocolo de Actuación en Sequías.

Este Plan determina qué mecanismos se adaptan mejor al hacer previsiones meteorológicas con horizontes medios y próximos, en qué condiciones de disponibilidad de recurso el organismo de cuenca , como administración competente, tiene que determinar situaciones de precaución/alerta o, incluso, sequía, y, evidentemente, qué medidas o actuaciones es necesario emprender para gestionar mejor los recursos en cada uno de los escenarios, estableciendo los mecanismos de coordinación e información oportunos.