Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Sobre la CHS > El organismo > Un poco de historia > Reseña histórica

Reseña histórica

Los ilustres Ingenieros de Caminos D. Ramón García Hernández y D. Luis Gaztelu Maritorena, desarrollaron un vasto plan de obras de defensa contra las inundaciones titulado “Proyecto de Obras de Defensa contra las Inundaciones en el Valle del Segura”, firmado en el año 1.886, a raíz de las reiteradas riadas, especialmente la espantosa y nefasta avenida del 1 5 de octubre de 1.879, conocida por el nombre de Santa Teresa, cuya noticia transcendió incluso las fronteras españolas, y que dio paso a la celebración en Murcia del “Congreso contra las Inundaciones de la Región de Levante” en marzo de 1.885, en el que salieron los estudios de los citados ingenieros.

Fue el primer Plan de defensa contra las avenidas que se hizo en España, sorprendiendo la visión de futuro de estos técnicos que ya proyectaban la regulación de los ríos Segura y Mundo en su cabecera, aunque en dicho Plan se proponía un mayor número de obras en la cuenca del río Guadalentín, que hasta ese momento era el que más daño causaba debido a sus crecidas.

Presa de Alfonso XIII en 1915

Presa de Alfonso XIII en 1915

De este Plan salieron la construcción de los pantanos del Talave, aprobado el proyecto primitivo el 22 de junio de 1.894 y el de Alfonso XIII por Real Orden de 17 de mayo de 1.902.

Presa del Talave en 1909

Presa del Talave en 1909

El Siglo XX, se abre con la creación de la División Hidráulica del Segura, antecesora de la futura Confederación Hidrográfica, por el cometido que desempeñaba, siendo un órgano puramente técnico y de obras. Así el 25 de abril de 1.902 se aprueba el Plan Nacional de Obras Hidráulicas, siendo Ministro D. Rafael Gasset y Chinchilla, conocido como Plan de Canales y Pantanos, cuya vigencia dura hasta 1.926, y en lo que afectaba a la cuenca del río Segura, no era más que la recopilación del Plan anterior, con la incorporación de nuevas obras.

Otros Planes, como el Plan de Obras Hidráulicas, realizable en un plazo de ocho años (1.909), o el Plan de Fomento de la Riqueza Nacional (1.919), eran meras recopilaciones de los planes anteriores, que constituían simples catálogos de obras hidráulicas.

Asamblea constitutiva CHS

Asamblea Constitutiva CHS

El 23 de agosto de 1.926, Real Decreto de 5 de marzo de 1.926, elevado a Decreto Ley en mayo del mismo año, se crea la Confederación Sindical Hidrográfica del Segura, siendo por entonces Jefe del Gobierno el General D. Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, marqués de Estella y ministro de Fomento el Ingeniero de Caminos.D. Rafael Benjumea y Burín, conde de Guadalhorce.

Fue la segunda Confederación Hidrográfica que entró en servicio en España, después de la del Ebro. Es un Organismo Autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, y adscrita al Ministerio de Fomento. En el Decreto Ley de su creación se establecía que el abastecimiento de Cartagena, Murcia y otras poblaciones solo podía ser atendido por la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, creada el 4 de octubre de 1.927.

El primer Delegado Regio de la Confederación fue D. Alfonso Pardo y Manuel de Villena, marqués de Rafal y Delegado de Fomento, Director Técnico D. Ramón Martínez de Campos y Colmenares, siendo poco después Director Técnico D. Francisco García de Sola.
La creación de la Confederación Hidrográfica daba paso a un nuevo capítulo de estudios como la Ordenación General de los Ríos, del Ingeniero de Caminos D. Miguel Sancho y Sancho y las Obras de Defensa y Regulación, del Ingeniero de Caminos D. Emilio Arévalo y Marco, que abarcaban a toda la cuenca del Segura. Mientras, se procedía a la construcción del embalse de la Cierva (1.929), cuyas obras comenzaron en 1.914, y del embalse de la Fuensanta (1.933).

Mediante Real Orden de 14 de enero de 1.928, se ordena a la División Hidráulica del Segura que entregue a la Confederación los pantanos de Talave, Alfonso XIII, Cierva, Taibilla, Valdeinfierno, las acequias principales de Murcia, el canal de Totana, el encauzamiento de la rambla de Minateda y la construcción del pantano de la Fuensanta. Este mismo año y por Real Decreto de 24 de mayo, se entregaba la administración de los riegos de Lorca a la Confederación Hidrográfica del Segura, por mediación de una Junta Social.

En marzo de 1.933, siendo Ministro de Obras Públicas D. Indalecio Prieto, surge el Plan Nacional de Obras Hidráulicas, redactado bajo la dirección del Ingeniero de Caminos D. Manuel Lorenzo Pardo. En este Plan, se planteo por primera vez la política de trasvases, entre las cuencas de los ríos españoles. El trasvase que afectaba a la cuenca del Segura, era recibir agua de los ríos Tajo y Guadiana a través de la cuenca del río Jucar. En este impresionante Plan, en el que se recogían los proyectos de los planes precursores, tenia que salvar muchos problemas de tipo político y económico. Para la cuenca del Segura, se incluían las siguientes obras:

Primer ciclo:
Canal de Aguas Claras de Lorca, Canal de Algeciras, revestimiento de las acequias de Aljufia y Barreras, Pantano del Argos, Acequia de Callosa, Pantano de Camarillas, Pantano de la Fuensanta, Canal del Horcajo, Pantano de Librilla, Pantano de los Luisos, Canal de Luchena, mejora de las Acequias de Paretón y Cantareros, Azud de las Peñas, revestimiento de las Acequias del río Segura, Pantano de Santomera, Pantano del Taibilla, Pantano del Cenajo, Canal de trasvase de Albacete, Canal de Alicante, riegos de Hellín, riegos de Levante, Canal del campo de Cartagena y Canal de Talave a Lorca.

Segundo ciclo:
Canal del Almanzora, Canal del campo de Tejar, corrección y aprovechamiento de las ramblas de Mula y las obras del trasvase en general.

Pese a que el Plan decía “las zonas más productivas son las peor dotadas”, el Plan no prospero y fue abandonándose a partir del año 1.934, abriéndose independientemente la Confederación a sus planes y estudios.

Mediante Ley de 11 de abril de 1.939, fue aprobado el Plan Nacional de Obras Públicas, del cual forma parte el Plan de Obras Hidráulicas. Inicialmente, en este Plan se incluían las obras de los riegos del campo de Cartagena, el embalse de Camarillas, el embalse del Cenajo, el Canal de riegos de Hellín y un buen número de obras menores y mejoras generales, pero el desarrollo de estudios posteriores permitieron incorporar al Plan, la reconstrucción del cauce del Reguerón, con la elevación de sus puentes; la construcción del azarbe de Hurchillo (Reguerón de Orihuela), la reconstrucción del canal de derivación del Guadalentín (Paretón de Totana), el embalse del Argos, acondicionamiento del embalse de Valdeinfierno y los pantanos correctores de las ramblas del Moro, Judio y Santomera.

En uno de los Consejos de Ministros, celebrado bajo la presidencia del Jefe del Estado D. Francisco Franco, en el mes de Mayo de 1.941, fue aprobado el Plan de Obras a realizar por el Ministerio de Obras Públicas.

Dentro del citado Plan figuraban importantes obras hidráulicas, de las que se habrían de construir en nuestra cuenca las siguientes:

Grupo primero: Obras urgentes. Riegos para el campo de Cartagena.

Grupo segundo: Canales del Taibilla y Canal de Riegos de Hellín.

Grupo tercero: Diversas obras pequeñas.

Grupo cuarto: Construcción de los pantanos del Cenajo y Camarillas, cuyas obras pasarían al grupo primero después de los estudios previos. Riegos del campo de Cartagena y plan forestal.

También se incluyó en el Plan el proyecto de trasvase de los ríos Castril y Guardal, cuyas obras quedaban afectas a la Confederación del Guadalquivir por pertenecer estos ríos a su cuenca, reservandose a la Confederación Hidrográfica del Segura la realización de las obras para los riegos en los campos de Lorca.

Hay que resaltar la importancia que para la cuenca tendrían las obras de los pantanos del Camarillas y Cenajo. Las obras del primero de ellos dieron comienzo en el año 1.932, quedando paralizadas desde el año 1.935, año en el que fue construido, en su práctica totalidad, el camino de servicio que era necesario para los trabajos previos a la construcción de la presa del Cenajo.

presa del cenajo en 1953

Presa del Cenajo 1953

Se autorizó a la Confederación a abrir información pública relativa al Proyecto General de las Obras del Pantano del Cenajo, según un anuncio aparecido el jueves día 4 de Septiembre de 1.941. El plazo fue de treinta días.

El Proyecto global anteriormente dicho comprendía siete proyectos parciales redactados en el mes de febrero del año en curso, por el Ingeniero D. Rafael Couchoud Sebastiá, en los que se propusieron todas las obras necesarias y complementarias para la realización de la presa del Cenajo en el estrecho llamado de la Herradura (térmjnos municipales de Moratalla y Hellín, en sus respectivas provincias de Murcia y Albacete). El emplazamiento de la nueva presa en proyecto, coincidía con el de la presa de derivación de riegos llamada del Zenajo.

Posteriormente se cerró el plazo de información pública sin haber sido presentada ninguna reclamación.

El domingo día 27 de Junio de 1.948, el prelado de la Diócesis de Murcia-Cartagena Dr. Don Miguel de los Santos Díaz y Gomara, bendijo las obras de construcción de la presa del pantano del Cenajo. En el acto estuvieron presentes el Director de la Confederación Sr. Burillo, los Ingenieros señores Couchoud y Albacete y los Ayudantes señores Borreguero y Cerón, así como funcionarios y técnicos del mencionado Organismo y las primeras autoridades de Calasparra. También fue colocada la primera piedra de la nueva capilla por el Sr. Obispo, ofreciendo la consagración del pantano a su patrona la Virgen de los Desamparados.

Siendo Ministro de Obras Públicas, D. Fernando Suárez de Tangil y Angulo, conde de Vallellano, se aprobó uno de los Decretos más importantes que han afectado a la cuenca, que es, sin lugar a dudas, el del 25 de Abril de 1.953, por el que se autorizaba a ordenar los aprovechamientos de riego en la cuenca del río Segura.

En su artículo primero dice: “Se autoriza al Ministerio de Obras Públicas para ordenar los aprovechamientos de riego en la cuenca del río Segura con las aguas reguladas por los pantanos construidos y en construcción por el Estado, procedentes de este río y de sus afluentes, a partir del comienzo de la explotación de los embalses de Camarillas y de Cenajo, pudiendo implantar nuevas zonas de regadío para el mejor aprovechamiento de las aguas reguladas”. También se distribuirán los caudales excedentes a la posible ampliación de regadíos contiguos a las zonas tradicionales y a los riegos de Mula y a los estacionales de Lorca y cerealistas de los Campos de Cartagena. Igualmente se propondrá la inclusión en el Plan General de Obras Públicas, del canal alto de la margen derecha, contenido en el “Plan de aprovechamiento hidroeléctrico de los ríos Segura y Mundo, en los tramos de sus pantanos, con destino de los recursos regulados a mejora y ampliación de riegos”, así como el pantano de Santomera, en la rambla del mismo nombre, afluente del río Segura y a las demás obras complementarias necesarias para el cumplimiento del presente Decreto.

Con la misma fecha de 25 de abril de 1.953, salió la Orden del. M.O.P., por la que se reglamentaba, la ordenación de los aprovechamientos hidráulicos en la cuenca del río Segura, de tal forma que una vez se completasen las obras de regulación, el caudal medio anual aprovechable aguas abajo de Cañaverosa, “se calcula será de 533 millones de metros cúbicos, que significará un aumento de 223 millones de metros cúbicos de agua anuales, sobre los 310 hectómetros cúbicos que por media anual modulan en la actualidad los pantanos de Fuensanta y Talave”.

En consecuencia, la ordenación de los regadíos de la cuenca del río Segura propuesta en este Decreto, queda reflejada en el siguiente cuadro:

Ordenación de regadios
 
Regadíos tradicionales (Has)
Regadíos en trance de legalización (Has)
Nuevos regadíos (Has)
Totales (Has)
Volúmenes máximos que corresponden (Hm³/a)
ZONA ALTA
6.500
5.000
4.500
16.000
113
ZONA MEDIA
12.200
1.300
4.500
18.000
148
ZONA BAJA
19.500
2.000
3.500
25.000
206
TOTAL VEGAS
38.200
8.300
12.500
59.000
467

El excedente de regulación media anual se distribuiría así:

Riegos del valle del río Mula: 4 millones de metros cúbicos, a trasvasar, al pantano de La Cierva.

Riegos de Lorca: 31 millones de metros cúbicos, puestos en el partidor de cabeza de los riegos tradicionales.

Riegos del campo de Cartagena: 31 millones de metros cúbicos.

Esta ordenación de riegos no debía entrar en vigor en tanto no se iniciase la explotación de los pantanos del Cenajo y Camarillas.

La aparición de este Decreto y la Orden Ministerial, fue muy bien acogida en toda la cuenca del Segura, especialmente en Cartagena y Lorca, que veían una buena perspectiva para sus riegos.

El Jefe del Estado D. Francisco Franco llegó el día 5 de Junio de 1.963 al pantano del Cenajo para presidir los actos de inauguración del complejo hidráulico Cenajo-Camarillas. Le acompañaban los Ministros de Obras Públicas Sr. Vigón, de Agricultura Sr. Cánovas, de Industria Sr. López Bravo y de Marina Sr. Nieto Antúnez. Asimismo figuraban en el séquito otras altas autoridades civiles y militares, entre ellas el Director y Subdirector Generales de Obras Hidráulicas, señores Briones y Couchoud y el Director General de Colonización marqués de Suances. Estaban también presentes las primeras autoridades, tanto civiles como militares, de Albacete, Alicante y Murcia, así como un elevado número de personal de la Confederación Hidrográfica del Segura y Comisaría de Aguas.

Presa del Cenajo en 1959

Presa del Cenajo 1959

Pese al luto nacional, por la muerte de Juan XXIII, el “Papa bueno”, se celebró, el día 5 por la noche, el espectáculo del auto sonoro “el río emplazado”. El día 6 se inauguraron las presas del Camarillas y Cenajo.

En el “B.O.E” del día 2 de Marzo de 1.968, se publicó una resolución de la Dirección General de Obras Hidráulicas, sobre la información pública del Anteproyecto General del Aprovechamiento Conjunto de los Recursos Hidráulicos del Centro y Sureste de España, del que forma parte el Anteproyecto General del Acueducto Tajo-Segura. Dicho anteproyecto fue aprobado el día 5 de febrero de ese mismo año, y redactado en cumplimiento de la Orden Ministerial de Obras Públicas de 30 de julio de 1.966.

De esta forma se sometía a información pública un anteproyecto de extraordinaria importancia para la cuenca del Segura, que consistía en la derivación y conducción de un volumen máximo de 600 millones de metros cúbicos anuales de agua del río Tajo hasta la cuenca del Segura. El proyecto formaba parte del programa general del aprovechamiento del complejo Tajo-Segura, que tenía por finalidad la utilización del agua disponible en ambas cuencas y, en consecuencia, hacer posible un más completo desarrollo de su potencial económico. El dimensionamiento de las Obras del anteproyecto previó la posibilidad de una utilización de hasta 1.000 millones de metros cúbicos que resultaría posible cuando se hubiesen cumplido las previsiones de sustitución de caudales regulados en la cuenca del Tajo, previa información pública correspondiente. Las obras del acueducto Tajo-Segura permitirían conectar el embalse de Bolarque en el río Tajo con el del Talave en el río Mundo, en la cuenca del Segura.

La conducción se dividía en cuatro tramos:

I. Elevación de Altomira.
II. Canal de la Bujeda-Alarcón.
III. Canal Alarcón-La Mancha.
IV. Túnel del Talave.

Con la adjudicación de la estación de bombeo de Altamira, del Acueducto Tajo-Segura, en el mes de septiembre de 1.969, quedaron adjudicadas todas las obras más importantes del Acueducto Tajo-Segura. El calendario de adjudicación de las obras quedó así: La primera subasta fue el canal Altomira-Alarcón, desglosado de los túneles, en la provincia de Cuenca, con un presupuesto de contrata de 477.978.191 pesetas, siendo adjudicada el día 30 de noviembre de 1.968, a Cubiertas y Tejados, S.A., en 318.524.666,48 pesetas, lo que supuso una baja del 33,36%. El día 8 de abril de 1.969, y con una baja del 36,46%, se adjudicó en 1.150 millones de pesetas, a la empresa Obras y Construcciones Industriales, S.A. (OCISA) la construcción del túnel del Talave, siendo su presupuesto de 1.809 millones de pesetas. El 15 de abril del mismo año, el canal de Picazo, a Dragados y Construcciones, en 224.507.621 pesetas, siendo su presupuesto de 437.040.337 pesetas y una baja del 48,6%. El 22 de. abril del mismo año, el canal de Fuensanta, a Ferrovial, en 287.196.617 pesetas con un presupuesto de 699.081.818 pesetas, con la espectacular baja del 58,9%, y el día 29 del mismo mes y año, el canal de Riansares, a las empresas unidas Cubiertas y Tejados-MZOV, en 234.089.352,43 pesetas, de un presupuesto de 403.741.553 pesetas, y la baja del 42%.

En el mes de mayo del sesenta y nueve, se adjudica el día 6, el canal de Villarejo, en 245.749.988,21 pesetas, a la empresa Entrecanales y Tavora, S.A., con un presupuesto de contrata de 538.335.138 pesetas, lo que supuso una baja del 54,35, y en el mes de septiembre, la.estación de bombeo de Altomira se adjudica a las empresas Cubiertas y Tejados-MZOV, en 999.948.237 pesetas, que hizo una baja del 17,32%, al tener un presupuesto de 1.200 millones de pesetas.

El primer Director Técnico de las obras fue el Ingeniero D. José Núñez Fagoaga, que estuvo poco tiempo al frente de ellas debido a su repentino fallecimiento en diciembre de 1.966. Le sustituyó el Ingeniero D. Jaime Nadal Aixala.

La distribución de los volúmenes de agua del Trasvase Tajo-Segura y las zonas beneficiadas fueron aprobados por el Consejo de Ministros del día 20 de Febrero de 1.970. La asignación de volúmenes de agua fue de 600 millones de metros cúbicos anuales en una primera fase, de los cuales 385 millones se destinarán a riegos:

PRIMERA FASE. TRASVASE TAJO-SEGURA.
Vegas Alta y Media del Segura
65 Hm³/Año.
Regadíos de Mula y su comarca
8 Hm³/Año.
Lorca y Valle del Guadalentín
65 Hm³/Año.
Riegos de Levante (Margen Izquierda y Margen Derecha) y Vega Baja y Saladares de Alicante
 
125 Hm³/Año.
Campo de Cartagena
122 Hm³/Año.
Subtotal
385 Hm³/Año.
Pérdidas: 22 %
132 Hm³/Año.
Abastecimientos
83 Hm³/Año.
Total volúmenes a trasvasar
600 Hm³/Año.
SEGUNDA FASE. TRASVASE TAJO-SEGURA.
Pérdidas: 22 %
88 Hm³/Año.
Abastecimientos
72 Hm³/Año.
Riegos Pendiente de distribución
240 Hm³/Año.
Total incremento de volúmenes a trasvasar
400 Hm³/Año.
Total
1.000 Hm³/Año.

TRASVASE SIFON DE ORIHUELA

TRASVASE SIFON DE ORIHUELA

El día 23 de Julio de 1.985, el Congreso de los Diputados aprobó definitivamente el proyecto de la nueva Ley de Aguas, una vez que el Pleno del Senado introdujera algunas enmiendas. Dicha Ley de Aguas apareció publicada en el n° 189 del BOE del día 8 de agosto.

Desde que el cartagenero D. Antonio Rodríguez de Cepeda y Garrido redactara la Ley de Aguas, aprobada el 13 de junio de 1.879, han transcurrido más de cien años hasta su reforma y adecuación a las necesidades actuales.

La actual Ley de Aguas supone un perfeccionamiento de la anterior, que incluso había sido aplicada en algunos países americanos, al tomarse conciencia de que el agua es un recurso escaso, como bien dice el artículo 1°.2 de la nueva Ley 29/1985, de 2 de Agosto de Aguas: “Las aguas continentales superficiales, así como las subterráneas renovables integradas todas ellas en el ciclo hidrológico, constituyen un recurso unitario, subordinado al interés general, que forma parte del dominio público estatal como dominio público hidráulico”.

En el preámbulo de esta nueva Ley, se exponen los motivos y directrices de la misma, así como las razones para declarar todas las aguas de dominio público, regulando la necesaria planificación hidrológica, mejora de las instituciones de administración del agua y respeto a los derechos adquiridos.

La Ley de Aguas lleva consigo una reestructuración de los organismos gestores, para dar satisfacción a las competencias que a los mismos se les otorga. El organismo que administra el agua en la cuenca es la Confederación Hidrográfica del Segura, que, conservando su nombre en la anterior etapa, integra en su nuevo organigrama la figura del presidente, comisario de aguas y secretario general, además de la del director técnico que ya existía en el anterior organismo, y asume nuevas funciones y competencias que hasta ahora dependían de otros organismos.

Uno de los vectores importantes de la nueva Ley de Aguas es la planificación hidrológica que supone someter la distribución del recurso (calidad y cantidad) a criterios de más racionalidad. Los instrumentos que establece la Ley para este fin son los Planes Hidrológicos de Cuenca y el Plan Hidrológico Nacional.



siguiente volver