Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Información > Infraestructuras > Embalses > Valdeinfierno

Embalses

Embalse de Valdeinfierno

Marco territorial y administración

Características físicas de la cuenca

El embalse de Valdeinfierno se ubica en el extremo occidental de la cuenca hidrográfica del Segura, en el término municipal de Lorca, en la provincia de Murcia.

El embalse se encuentra actualmente aterrado por sedimentos en una altura de 30 m, quedando, de los 43 m existentes entre el cauce y el umbral del vertedero, solo 11,4 m de carrera útil.

La cuenca del embalse de Valdeinfierno se sitúa en la provincia de Almería, a excepción de sus extremos oriental, en que se encuentra el vaso, y septentrional que pertenecen a la provincia de Murcia, teniendo una superficie de 429 km².

La cuenca presenta una morfología irregular pero para mayor claridad de descripción se diferencian cuatro flancos o márgenes que, comenzando en el punto más meridional de la cuenca y siguiendo el sentido inverso a las agujas del reloj, son Sur, Este, Norte y Oeste.



Vista desde la margen derecha de los arcos que forman el aliviadero

En el flanco Sur se sitúa el embalse. Este flanco se prolonga desde la sierra de María, donde se reconocen cotas máximas de 2.045 m.s.n.m. en el Cerro Poyo, en la cabecera del río Caramel o Alcaide, hasta el Collado de los Bollos, con 985 metros de altura.

Esta divisoria es muy abrupta y está definida por una sucesión de cerros, lomas y collados de composición carbonácea. En las proximidades de la presa destaca el Alto del Pericay (1.236 m.s.n.m.) que da nombre a la sierra en la que está emplazado.

El flanco Este se extiende desde el Collado de los Bollos hasta el Alto del Carro (1.264 m.s.n.m.) que representa el extremo más septentrional de la cuenca. Otros elementos topográficos relevantes son la sierra del Almirez y la sierra de La Pinosa (1.103 m.s.n.m.). Entre el Alto del Carro y la Loma de la Cabaña (1.247 m.s.n.m.) se localiza el flanco Norte de la cuenca. Este presenta una altura muy constante que oscila entre 1.200 y 1.300 m.s.n.m.

El flanco Oeste de la cuenca se caracteriza por una topografía sin grandes desniveles, aunque destacan los Altos del Paso (1.151 m.s.n.m.) y del Gallardo (1.263 m.s.n.m.). El relieve más accidentado del interior de la cuenca se reconoce en su mitad más meridional, donde cabe destacar el Pico del Gabar, de 1.500 m.s.n.m. de cota.

El punto más elevado de la cuenca se encuentra en la sierra de María y presenta una altura de 2.045 m.s.n.m. en el Cerro Poyo. Entre dicho punto y el cauce en la cerrada, existe un desnivel de unos 1.400 m. En la cuenca del embalse de Valdeinfierno destacan como cauces principales la rambla Mayor y el río Caramel o del Alcaide. La rambla Mayor y sus afluentes drenan la cuenca en su parte más septentrional y presenta un patrón de distribución de tipo dendrítico. El río Caramel o de Alcaide discurre por la mitad meridional de la cuenca.

La red de drenaje en esta zona es mixta ya que coexisten cauces que adoptan una distribución dendrítica con otros que muestran una disposición radial o centrífuga. Esta última se caracteriza por una red circular con cauces paralelos procedentes de un cerro elevado y aislado, representado en este caso por el Cerro Gabar. Alrededor de la base del cerro circula el río Caramel que actúa como colector principal.

En la cuenca del río Caramel o de Alcaide también destaca la existencia de zonas con carácter endorreico.

subir

Información medioambiental

Dada la antigüedad del proyecto de la presa de Valdeinfierno, así como de los distintos proyectos de recrecimiento y refuerzo, no se han encontrado estudios de impacto ambiental referentes a la construcción y explotación de la presa.

subir

Geología y sismología

Geología regional

La cuenca del embalse de Valdeinfierno se sitúa en el conjunto de las cordilleras béticas y, dentro de ellas, en el Dominio Subbético, perteneciendo al Subbético medio e interno. Los materiales que componen este dominio son de naturaleza carbonática y la mayoría de ellos se formaron durante el período Mesozoico.

Estos materiales han sufrido tres fases de deformación durante la orogenia alpina que han originado pliegues, cabalgamientos, deslizamientos, etc. Junto a dichos materiales, pero en menor medida, aflora un conjunto de sedimentos, denominados "post-manto", que son de composición detrítica y carbonática y se generaron durante el Neógeno. Estos sedimentos descansan discordantes sobre los anteriores.

Se agrupan las unidades estratigráficas constituidas por litologías similares, diferenciándose los siguientes grupos:

  • Arcillas con yesos: esta unidad aflora en el Norte de la cuenca. Se compone de arcillas abigarradas, areniscas en capas delgadas, dolomías, así como de yesos multicolores y carniolas. Se formaron en el período Triásico. Las arcillas son de color rojizo, violeta-azulado o verdoso. Las areniscas son de grano fino, muestran color verdoso o azulado. Las dolomías se presentan en general en bancos poco potentes. Juntamente con los yesos y en cantidad muy abundante, aparecen rocas volcánicas conocidas comúnmente como ofitas, y que en general corresponden a diabasas o doleritas. Los materiales dominantes, las arcillas, presentan un potencial erosivo muy acentuado por lo que suministran numerosos aportes hasta el embalse.
  • Materiales detríticos: afloran fundamentalmente por los bordes occidental y septentrional de la cuenca. Se componen de conglomerados, areniscas y arcillas. Los conglomerados, que son bastante heterométricos y redondeados, presentan una composición carbonática. Esta unidad se atribuye al Plioceno. Estos materiales al erosionarse generan sedimentos silíceos y carbonáticos de granulometría variable que pueden alcanzar el embalse.
  • Unidad de Carbonatos: una amplia superficie de la cuenca está formada por materiales carbonáticos que pueden ser de composición caliza, dolomítica o margosa. La mayor parte de estas rocas pertenecen al Mesozoico pero también se encuentran carbonatos del Terciario. Los carbonatos al erosionarse generan fragmentos de roca, arcillas y carbonatos en disolución. Por su extensión y proximidad, los carbonatos actúan como principal fuente suministradora de sedimentos al embalse.
  • Materiales cuaternarios: bajo esta denominación se agrupan los depósitos aluviales cuaternarios que ocupan las ramblas y lechos de los ríos. Están constituidos por bloques, cantos, gravas, arenas, limos y arcillas, componentes todos que pueden alcanzar el embalse.



Geología regional Documento PDF (428 KB)

Geología y geotecnia de la cerrada y del vaso

El emplazamiento de la presa de Valdeinfierno corresponde a un desfiladero estrecho. El río Luchena, de orientación sensiblemente NO - SE, se sitúa en la zona de la cerrada alrededor de la cota 654,70 m.s.n.m.. El terreno que forma la cerrada de la presa está formado por una caliza oolítica del Jurásico Superior que se pone en contacto con la formación de calizas margosas y margas del vaso mediante una falla que, procedente de la ladera izquierda del vaso, cruza la cerrada en forma oblicua por debajo de la propia presa, continuando por la ladera de aguas abajo del estribo derecho, estando, en sus proximidades, fracturada la roca.

Sismología

Información no disponible.

subir

anterior siguiente volver