Logo de la Confederación Hidrográfica del Segura, ir a la página principal

 Estás en :: Inicio > Información > Infraestructuras > Embalses > Cárcabo

Embalses

Embalse del Cárcabo

Marco territorial y administración.

Características físicas de la cuenca.

La cuenca de la Rambla de El Cárcabo queda delimitada prácticamente por el Alto del Almorchón, al Oeste, y el Alto de Higuera y la Herrada al Este. El cauce de la rambla se origina en Puntal del Ripión (580 msnm) y recorre 8,5 km hasta llegar al emplazamiento de la presa (10 km hasta la desembocadura en el río Segura). La pendiente media de la rambla es del 3,8%.

La cuenca de la Rambla de El Cárcabo

Información medioambiental.

En lo que respecta a figuras de protección que afecten a la presa de El Cárcabo, se encuentra la ZEPA denominada Sierra del Molino, Embalse del Quípar y Llanos del Cagitán que abarca al embalse de El Cárcabo, así como el LIC, denominado Sierras y Vega Alta del Segura y Río Benamor, dentro de la cual se encuentra el embalse de El Cárcabo.

subir

Geología y sismología.

Geología regional.

El embalse de El Cárcabo se encuentra situado en la parte más septentrional de las Cordilleras Béticas, que a su vez constituyen el segmento noroccidental del Orógeno Alpino Perimediterráneo (alineación de cadenas montañosas con estructura en mantos de corrimiento originada durante el Cretácico y el Terciario que presentan una disposición centrífuga respecto al área ocupada por el mar; Martín Algarra, 1987).

División esquemática del Orógeno Alpino Perimediterráneo

División esquemática del Orógeno Alpino Perimediterráneo

Dentro de las cordilleras béticas, la zona considerada está enmarcada dentro de las Zonas Externas o Dominio Sudibérico. Los materiales de este dominio ocupan una gran extensión en la cordillera y representan un intervalo de tiempo que va desde el Trías hasta el Mioceno. Tienen una estructura caracterizada por un despegue generalizado entre el zócalo (Paleozoico Hercínico) y la cobertera deformada (pliegues, fallas y mantos de cabalgamiento mesozoicos y cenozoicos), en los que el Trías arcilloso-evaporítico actúa como material de despegue y los cabalgamientos tienen vergencia general hacia el W y NW. El zócalo paleozoico no aflora, permaneciendo a una profundidad de 5-8 km y constituido por materiales análogos al Macizo Ibérico.

Mapa geológico general de las Cordilleras Béticas

Mapa geológico general de las Cordilleras Béticas

Además, se distinguen los materiales autóctonos que en nuestra zona de estudio, se distinguen los correspondientes a las formaciones premantos (de edad miocena) y las formaciones constituidas por materiales postorogénicos, que se depositaron posteriormente a la puesta en lugar de las unidades alóctonas, y que constituyen la cobertera terciaria y cuaternaria.

Geología y geotecnia del vaso.

El vaso está ocupado, en su mayor parte, por materiales miocenos, más específicamente de edad Tortoniense, compuestos por (Msb) margas y margocalizas gris oscuras con yesos, que se encuentran en el cauce de los barrancos, y bajo unas (Ms) margas arenosas de color blanquecino. Su buzamiento es prácticamente horizontal. El cuaternario se compone de materiales coluviales (trozos de conglomerados, areniscas y calizas mezcladas con arena arcillosa y limosa), aluviales (formados por cantos de calizas y margocalizas), y eluvio-coluviales (formados por limo arcilloso con cantos). Hay una banda de materiales alóctonos de 400 m de anchura media y que cruza el embalse en su zona media con dirección Oeste-Este, procedente de sucesivos mantos de corrimiento del subbético interno. Estos materiales son de Trías Keuper (margas abigarradas con yesos y areniscas) y del Eoceno (margas, areniscas y calizas nummulíticas). En cuanto a las características geotécnicas de los materiales que se encuentran en el embalse se puede decir lo siguiente:

- Todos los materiales (a excepción de los cuaternarios gruesos), tanto autóctonos como alóctonos, son prácticamente impermeables.

- La presencia de yesos contribuye a la salinidad y agresividad de las aguas.

- Las características de erosionabilidad son extraordinariamente acusadas, sobre todo en las margas arenosas blanquecinas del Mioceno Superior; así como, aunque con menor importancia, en las margas rojas y verdes del Mioceno Superior, y las existentes del Eoceno y Trías.

Geología y geotecnia de la cerrada.

La cerrada se encuentra situada en una alineación montañosa muy escarpada que la rambla de El Cárcabo corta perpendicularmente.

Esta alineación tiene una longitud de 6 km y una anchura media de 160 m en su cruce con la rambla engrosándose hacia ambos extremos. La altura del cauce entre uno y otro lado del portillo formado entre dos farallones tiene un desnivel de unos 25 m que la rambla salva mediante fuerte pendiente y tres cascadas. La primera se encuentra a la entrada del portillo con un desnivel de 2,5 m, la segunda 25 m aguas abajo con un desnivel de 7 m y la tercera, tras un tramo de fuerte pendiente muy encajado por el último farallón, con un desnivel de 10 m a la salida del último farallón. Tras esta última cascada hay una poza de 4,5 m de profundidad.

En conjunto, los materiales de la cerrada son conglomerados con intercalaciones de areniscas, arenas y arcillas, lo que se traduce en una erosión diferencial muy típica, dando los conglomerados fuertes farallones con caídas casi en vertical, sobre todo en la margen derecha; y las intercalaciones de arenas y arcillas producen depresiones topográficas situadas entre los farallones.

En la margen derecha aparecen tres farallones y dos depresiones; en la margen izquierda cinco farallones, y cuatro depresiones, siendo el farallón de mayor entidad y grosor el situado aguas abajo. Transversalmente al cauce, la cerrada presenta unas laderas con una fuerte pendiente nada más dejar el cauce del arroyo. La mayor parte de las zonas deprimidas se encuentran recubiertas de un pie de monte, compuesto por trozos de conglomerados de diferentes tamaños y formas, con matriz arenosa arcillosa con una potencia que varía entre varios cm y 2-3 metros.

Los materiales de la cerrada son de edad cretácica, constituidos en general por conglomerados poligénicos de procedencia caliza, silícea, margocaliza y arenisca, con matriz calcárea o areniscosa. Los conglomerados engloban lentejones de longitud y anchura variable de arenisca de grano grueso, con abundantes concentraciones de carbonatos y restos de lamelibranquios, así como lentejones de arenisca micácea de grano fino, de colores verdosos, blancos y negros. Se encuentran también intercalaciones de arcilla de colores verdes y rojos. Los materiales de la cerrada presentan una dirección aproximada N-70, con un buzamiento de 75º al Norte, que dan un aspecto de verticalidad a los farallones. En el cauce de la rambla e inmediaciones, aparecen grandes bloques de conglomerados desprendidos de los farallones que alcanzan varias toneladas de peso. El aluvial existente en la cerrada, es de poca extensión y potencia.

subir

Sismología.

La peligrosidad sísmica es diferente de unos lugares a otros y ha sido práctica habitual calificar los territorios en función de esa peligrosidad. Atendiendo a los criterios marcados en la "Guía Técnica de seguridad de Presas. Estudios Geológicos y de Prospección de Materiales " editada por el Comité Nacional Español de Grandes Presas en su apartado 3.3. se hace una clasificación en tres grandes grupos:

a) Zonas de baja sismicidad: ab < 0,04g

b) Zonas de media sismicidad: 0,04g < ab < 0,13g

c) Zonas de alta sismicidad: 0,13g < ab

siendo ab la aceleración básica de la zona. Atendiendo a la clasificación aquí realizada, la presa de El Cárcabo se encuentra en una zona que podríamos clasificar de media sismicidad ya que la aceleración básica para el T.M. de Calasparra es de 0,07 g y para el T.M. de Cieza de 0,09 g.

subir

anterior siguiente volver